Warning: A non-numeric value encountered in /customers/a/6/0/claseraul.es/httpd.www/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5611

El nombre Halloween es la deformaci√≥n americana del t√©rmino, en el ingl√©s de Irlanda, ¬ęAll Hollows¬ī Eve¬Ľ: Vigilia de Todos los Santos. Debido a la costumbre inglesa de contraer los nombres para una pronunciaci√≥n m√°s r√°pida y directa, esto deriv√≥ en el definitivo “Halloween”, aunque la fiesta religiosa original nada tiene que ver con la celebraci√≥n del Halloween actual. Esta antiqu√≠sima fiesta cristiana lleg√≥ a Estados Unidos junto con los emigrantes irlandeses, que ten√≠an una profunda devoci√≥n por los santos. Y all√≠ ech√≥ ra√≠ces para sufrir paulatinamente una radical transformaci√≥n, perdiendo el sentido cat√≥lico de esa noche y acentuando el aspecto l√ļgubre y morboso, lleno de terror y fantasmas, donde los muertos se alzan atormentando a los vivos. Halloween no es m√°s que la √ļltima versi√≥n, secularizada y repaganizada, de una fiesta cat√≥lica, que se fue transformando en un carnaval del terror y en una gran oportunidad para el consumo. Actualmente muchos est√°n buscando, en su versi√≥n ‚ÄúNew Age‚ÄĚ, sus ra√≠ces paganas, reorganizando un nuevo calendario esot√©rico.

La fiesta se remonta, en realidad, a tiempos anteriores al cristianismo. Hacia el siglo VI antes de Cristo, los antiguos celtas del norte de Europa celebraban el 1 de noviembre, como el primer d√≠a del a√Īo. La fiesta de Samhein, fiesta del sol, que comenzaba la noche del 31 de octubre, marcaba el fin del verano y de las cosechas. Los colores del campo y el calor del sol desaparec√≠an ante la llegada de los d√≠as de fr√≠o y oscuridad. Cre√≠an que en aquella noche, el dios de la muerte permit√≠a a los difuntos volver a la tierra, fomentando un ambiente de muerte y terror. La separaci√≥n entre los vivos y los muertos se disolv√≠a aquella noche, haciendo posible la comunicaci√≥n entre unos y otros. Seg√ļn la religi√≥n celta, las almas de algunos difuntos estaban atrapadas dentro de animales feroces y pod√≠an ser liberadas ofreciendo a los dioses sacrificios de toda √≠ndole, incluso sacrificios humanos. Cre√≠an que esa noche los esp√≠ritus malignos, fantasmas y otros monstruos sal√≠an libremente para aterrorizar a los hombres. Para aplacarlos y protegerse se hac√≠an grandes hogueras y, disfraz√°ndose de maneras macabras, trataban de pasar desapercibidos a sus miradas amenazantes. Cuando los pueblos celtas se convirtieron al cristianismo, no todos renunciaron a las costumbres paganas. En el siglo VIII, el cristianismo coloc√≥ la fiesta de Todos los Santos el 1¬ļ de Noviembre, quedando as√≠ la noche del 31 de octubre, como la Vigilia de esa gran fiesta. La coincidencia cronol√≥gica gener√≥ no pocas supersticiones sincretistas, que mezclaron la fiesta de los santos, con las antiguas creencias celtas. Sin embargo el ‚ÄúHalloween‚ÄĚ que hoy se celebra muy poco tiene que ver con los celtas, y menos a√ļn con la fe cristiana. Es un fen√≥meno completamente estadounidense.

Fuente: Religión en Libertad

Visto: Blog de Marian Calvo

This site is protected by wp-copyrightpro.com