Orientaciones y pautas para comprender y ayudar a niños y jóvenes, esto es lo que ofrece la última iniciativa puesta en marcha por la Fundación Botín y dirigida específicamente a los adultos.

La  Fundación, consciente de que la familia es una institución irreemplazable para el crecimiento saludable de los niños, ha organizado un Espacio para Familias, en donde padres, madres, abuelos…etc., podrán compartir sus inquietudes, dudas y sentimientos sobre el crecimiento y la educación de niños y jóvenes.

Esta nueva iniciativa de Educacion Responsable comenzará con una conferencia de inauguración a cargo de Begoña Ibarrola, licenciada en psicología, terapeuta infantil, máster en musicoterapia y experta en familia y emociones. La especialista hablará de su experiencia en este campo y ofrecerá claves para facilitar el crecimiento saludable de niños y jóvenes. Tendrá lugar el próximo miércoles 9 de noviembre a las 18 horas en el salón de actos de la Fundación, calle Pedrueca nº 1 de Santander, con entrada libre.

El mismo miércoles se explicarán los detalles del Espacio para Familias, un programa de tres sesiones para el que es necesario inscribirse con antelación y que es gratuito. La sesiones serán de hora y media cada una, los miércoles 16, 23 y 30 de noviembre por la tarde. Correrán a cargo de Isabel Aja, diplomada en trabajo social, licenciada en antropología sociocultural y experta en el ámbito de la orientación familiar.

Las personas interesadas en participar podrán inscribirse hasta el 11 de noviembre rellenando el boletín de inscripción adjunto que pueden entregar en la propia Fundación o por email a educacion@fundacionbotin.org. La Fundación estudiará la posibilidad de ofrecer una actividad paralela destinada a niños a partir de 5 años durante el tiempo que dure esta formación.

Esta iniciativa surge dentro del programa Educación Responsable, un programa educativo que favorece el desarrollo físico, emocional, social e intelectual de niños y jóvenes, promueve la comunicación y mejora la convivencia escolar a partir del trabajo con docentes, alumnado y familias.

El fin último de este programa es que los niños y adolescentes se conozcan y confíen en sí mismos, comprendan a los demás, identifiquen y expresen emociones e ideas, desarrollen su capacidad de autocontrol, aprendan a tomar decisiones responsables, valores su salud y mejoren sus habilidades sociales. La evaluación del programa ha constatado que los niños que están recibiendo esta formación en Cantabria han reducido su ansiedad, han mejorado en la identificación de sus sentimientos y en la reparación de emociones negativas, y han ampliado su capacidad de comunicación. Estas variables son esenciales para evitar que los niños y adolescentes caigan en conductas de riesgo. El programa se desarrolla en estrecha colaboración con la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *